12.6.16

{ Amor (trágico) lo llaman...}

Amor mío…

Yo mirando hacia el mar, tú hacia la montaña…
En nuestras espaldas ya frío el sudor que ayer lamíamos, y nos sabía a algodón de azúcar, a cielo comido a bocados en la feria de nuestros cuerpos.

Amor mío…

Yo caminando hacia las profundidades del océano, buscando que mis pulmones guarden siempre el aire que ayer me soplabas en la boca, ese aire lleno de palabras que solo significan algo si tú las gritas en silencio…

Tú caminando hacia la cima de la montaña, buscando respirar aire nuevo que apague la hoguera de besos y celos…


Y así vamos, amor mío, cada uno por su camino, tú jugando a olvidarme y yo jugando a que no te olvido. Mientras, nuestros corazones se quejan de esta pulmonía, que nos deja el alma bañada en este sudor amargo y frío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario